Oficina de Información de Pastoral Juvenil

  Carta de Identidad del MJS España

Versión Word

  1. PREMISAS

1.1. Los jóvenes de hoy buscamos modelos de ser y actuar. Nosotros, jóvenes del MJS, esa referencia la encontramos en Jesucristo y en la experiencia de otros jóvenes; para ello necesitamos apoyo en nuestras opciones de vida, y acompañamiento por parte de educadores seglares y consagrados.

1.2. En la Iglesia se promueve el sentido comunitario, donde los jóvenes desempeñemos un papel protagonista y seamos miembros activos de la propia Iglesia mediante la formación de grupos, asociaciones y movimientos juveniles cristianos.

1.3. La vivencia común de los jóvenes de ambiente salesiano aporta a la Iglesia y a la sociedad el carisma específico de nuestra Espiritualidad Juvenil Salesiana.

2. IDENTIDAD

2.1. El Movimiento Juvenil Salesiano es la comunión de diversos grupos, movimientos y asociaciones juveniles que, manteniendo sus características propias, se sienten unidos en una propuesta educativo - evangelizadora, inspirada en el espíritu y el estilo de Don Bosco y Madre Mazzarello.

2.2. El MJS se considera como un movimiento educativo - pastoral de referencia , ofrecido a todos los jóvenes con diversos niveles de identificación y con exigencias mínimas de coordinación.

2.3. El MJS es:

a) Juvenil, porque lo formamos jóvenes protagonistas de nuestro propio desarrollo educativo, de la coordinación del propio Movimiento y de su presencia en la Iglesia local y en la sociedad, acompañados por los adultos, consagrados y seglares. Es juvenil, también, por el estilo y por la modalidad de animación y compromiso.

b) Educativo, porque se convierte para nosotros en el ambiente donde experimentamos la alegría de la vida, recobramos fuerzas, bebemos en las fuentes de la espiritualidad, nos apropiamos de valores fundamentales y aprendemos a traducirlos en opciones concretas de vida. Todo esto nos ayuda a crecer como personas y cristianos.

c) Mundial, porque se extiende mucho más allá de nuestras realidades concretas. Está extendido por todo el mundo y se abre a la colaboración y al servicio de causas universales (especialmente de aquéllas que tocan a la dignidad y promoción de los jóvenes y a la solidaridad con los más débiles), para estrechar lazos entre grupos y países, entre asociaciones y obras y, aun más, para individuar posibles dinamismos y colaboraciones con las Iglesias locales y con las instituciones civiles.

2.4. El MJS anima y promueve la comunicación de los valores salesianos que se expresan en un proyecto de vida cristiano, con estilo salesiano, y su inserción activa en el propio ambiente juvenil, social y eclesial a todos los niveles.

2.5. El MJS fomenta y promueve procesos de comunicación y momentos para compartir experiencias en los ámbitos local, inspectorial, nacional, continental y mundial, entre todas las realidades del mismo presentes en todas nuestras obras.

2.6. Los grupos, movimientos y asociaciones del MJS hacen referencia explícita en sus Líneas Básicas, Estatutos, Proyectos Educativos.., no sólo a los valores de la Espiritualidad Juvenil Salesiana, sino también al propio Movimiento, y muestran interés por compartir estos valores con otros grupos. Los rasgos de esta espiritualidad se desarrollan de modo gradual y progresivo en el proceso educativo concreto.

2.7. El horizonte del MJS es el mundo juvenil, en toda su amplitud y en todas sus manifestaciones: todos los jóvenes que se acercan y participan, en mayor o menor medida y con mayor o menor implicación y profundidad en su proceso educativo -evangelizador. El MJS esta abierto a las necesidades y vivencias de todos los jóvenes, los cuales inciden en la propia realidad del Movimiento.

2.8. "Corazón" del MJS son los animadores y educadores, que le dan vida y lo promueven en cada una de las obras locales. Éstos tienen la responsabilidad de transmitir la Espiritualidad y deben ser, por ello, objeto de especial atención y cuidado por parte de los acompañantes, quienes les ayudan a descubrir y realizar su opción vocacional.

3. VALORES DE LA ESPIRITUALIDAD JUVENIL SALESIANA

3.1. La Espiritualidad Juvenil Salesiana, ¿por qué?

La Espiritualidad Juvenil Salesiana (EJS) es lo que define el Movimiento Juvenil Salesiano. Porque no son la estructura ni las actividades lo que nos da cuerpo como Movimiento, sino la vivencia de la Espiritualidad Juvenil Salesiana. No es un elemento más, sino el elemento central de referencia del Movimiento. Desde ahí cobra sentido todo lo demás (estructuras, actividades, grupos, proyectos...).

3.2. ¿Qué es la Espiritualidad Juvenil Salesiana?

La Espiritualidad Juvenil Salesiana es una propuesta de santidad juvenil desde la espiritualidad de lo cotidiano. Es nuestra manera de vivir la vida de cada día inmersos en Dios.

Esta Espiritualidad es la misma en todos los grupos, actividades, ambientes, realidades y tareas, por diversos que sean. Este elemento que nos une lo asumimos progresivamente, mediante un proceso educativo - evangelizador y presentamos explícitamente nuestra espiritualidad y nuestra vivencia de la Fe.

Los animadores y educadores son quienes transmiten esta espiritualidad vivida con coherencia; por esto cuidamos especialmente la profundidad de esta experiencia en ellos, con un buen acompañamiento personal y adecuados procesos formativos.

3.3. ¿Cuáles son las características de la Espiritualidad Juvenil Salesiana?

La EJS conjuga dos ejes centrales: la interioridad y la proyección social. Esta conjunción pone el acento en diversos elementos, tales como:

· Alegría, como la expresión externa de la felicidad que experimentamos, al sentirnos a bien con Dios, con los demás y con nosotros mismos.

· Amistad, como entrega de la propia persona y acogida incondicional del otro.

· Vida de cada día, valorada como el lugar más adecuado que Dios nos ofrece para crecer y realizarnos como personas.

· Jesucristo Resucitado, compañero de camino y modelo de referencia, con el que estamos llamados a establecer una relación profunda a través de la Palabra, la oración y los sacramentos, especialmente la Reconciliación y la Eucaristía.

· Iglesia-Comunidad de todos los que viven según el estilo de Jesús y la hacen realidad, siendo miembros activos y responsables.

· María Auxiliadora, la mujer llena de vida, primera creyente, que colabora con Cristo en la obra de la salvación, nos anima y auxilia como madre y maestra.

· Compromiso, como responsabilidad en asumir la propia tarea de colaborar en la construcción de una sociedad más humana y más justa, a la luz de los valores del Evangelio, con predilección por los jóvenes más pobres.

La Espiritualidad Juvenil Salesiana se presenta con un talante educativo, basado en el Sistema Preventivo de Don Bosco.

4. OPCIONES Y ELEMENTOS METODOLÓGICOS.

4.1. Opciones fundamentales

El MJS sitúa en el centro la persona del joven, a través de cuatro opciones:

· La opción educativo-evangelizadora que pone el acento en el crecimiento integral de las personas, más que en las estructuras y formas de asociación, sobre todo de los más pobres y alejados, a cuyo servicio articula las diversas actividades e iniciativas; y con la voluntad de acompañarlos hasta la plenitud de la vida cristiana, la santidad.

· La opción asociativa-eclesial, que abre la experiencia de grupo a una realidad más amplia de comunicación, participación y colaboración, hasta transformarla en una experiencia de Iglesia.

· La opción apostólica, que compromete a los jóvenes a formarse en el servicio gratuito en favor de los otros. Servicio participado, profundizado y celebrado en grupo.

· La opción por la inserción socio-política, para que los jóvenes estén presentes con eficacia en la sociedad y en las instancias donde se deciden las políticas juveniles.

 

4.2. Elementos metodológicos

Fieles al estilo de Don Bosco y Madre Mazzarello, los grupos del MJS salen al encuentro de todos los jóvenes y les ofrecen un proceso de promoción humana y cristiana, con nuestro talante educativo: el Sistema Preventivo de Don Bosco.

4.2.1. En un ambiente educativo que se caracteriza por:

- El espíritu de familia y unas relaciones de sencillez, serenidad y bondad.

- Un clima de alegría, sentido de fiesta y optimismo, fruto de una concepción cristiana de la vida y una valoración positiva del joven.

- La invitación a la creatividad y a la expresión espontánea.

- La racionalidad y la flexibilidad de propuestas y actividades, adecuadas siempre a la situación y las necesidades de los jóvenes.

4.2.2. Con un método educativo, que:

- Parte de la vida y de la acción de los jóvenes: experiencia, necesidades, expectativas...

- Hace un análisis detenido de la realidad y de las situaciones que viven: sus causas, sus valores.

- Promueve una lectura de la vida y de la realidad según el Evangelio y los valores de la Espiritualidad Juvenil Salesiana.

- Invita a la celebración gozosa en clima de fiesta.

- Educa al compromiso en el propio ambiente y en la realidad social y eclesial más amplia.

4.2.3. Desde un estilo específico: la animación:

La animación es un estilo específico para realizar la misión educativo-pastoral según los valores del Sistema Preventivo de Don Bosco, que promueve, en cada joven y en las instituciones, la alegría de vivir y el coraje de esperar.

La animación, como estilo educativo, se apoya en unas convicciones fundamentales, que son a la vez opciones operativas concretas:

- La acogida incondicional y la confianza en la persona y en sus posibilidades de bien; por esto la persona del joven es protagonista y agente de los procesos en los que se siente implicado.

- La fuerza liberadora del amor educativo. La confianza, la mutua colaboración y la acogida recíproca ayudan a desarrollar las grandes posibilidades que los jóvenes poseen.

- La apertura a todos los jóvenes y a cada joven, ofreciendo a cada uno lo que necesita aquí y ahora y acompañándoles, personalmente y en grupo, en un camino de mayor implicación y maduración en el compromiso cristiano.

- La presencia activa de los educadores entre los jóvenes, cultivando una relación personal y la creación de un ambiente que ayude a discernir lo que Cristo espera de ellos para bien de otros jóvenes.

Y todo esto se hace realidad con el rostro concreto de los Animadores: - que acompañan y disciernen la validez del proceso formativo; - que transmiten una experiencia de vida y de fe; - que se mantienen en continuo proceso de formación.

5. ITINERARIO EDUCATIVO DEL MJS

5.1. El MJS integra a todos los grupos en un proceso educativo-pastoral que suscita interrogantes cada vez más profundos y de mayor calidad humana y cristiana, en un proceso explícito de crecimiento según sus posibilidades. El ITINERARIO DE EDUCACIÓN EN LA FE y el CATECUMENADO JUVENIL SALESIANO son caminos adecuados para la formación y educación en la fe de los grupos.

5.2. Los momentos fuertes que se sugieren para el itinerario educativo de los distintos grupos son:

- Reuniones o actividades educativas regulares.

- Encuentros juveniles.

- Fiestas.

- Encuentros y/o procesos de formación de Animadores.

5.3. Algunos signos indicadores de la referencia al MJS son:

- Las figuras de Don Bosco y Madre Mazzarello.

- Las fiestas salesianas.

- Los encuentros inspectoriales, nacionales e internacionales.

- Las siglas "MJS" y "EJS".

- La asamblea general del MJS.

- Revistas, publicaciones y documentos.

6. ORGANISMOS DE COORDINACIÓN Y ORGANIZACIÓN

La coordinación de los grupos, movimientos y asociaciones del MJS es, por su misma naturaleza, sencilla.

6.1. Equipos locales e inspectoriales, en función de las circunstancias concretas de cada obra e inspectoría.

6.2. Asamblea General, que se reúne, ordinariamente, una vez al año. Su misión es la animación y coordinación general del MJS. Estará formada por:

- Tres jóvenes representantes de cada equipo inspectorial del MJS.

- Los SDB y FMA delegados / coordinadoras inspectoriales de Pastoral Juvenil o sus representantes.

- El Delegado Nacional de Pastoral Juvenil.

Sus funciones son:

- Reflexionar periódicamente sobre el MJS y la EJS.

- Impulsar líneas de trabajo común.

- Aportar líneas de acción a la Pastoral Juvenil.

- Potenciar la comunicación interinspectorial.

- Abordar y reflexionar temas de formación.

- Ser un "observatorio" de la realidad juvenil.

6.3. Consejo Permanente, con cierta continuidad y renovación en sus componentes. Está formado por un joven representante de cada Equipo Inspectorial MJS y por el Delegado Nacional de Pastoral Juvenil y la Coordinadora Nacional. Se reúne de forma ordinaria 2 veces al año y con carácter extraordinario cuando las circunstancias lo requieran. Es convocado por el Delegado Nacional de Pastoral Juvenil o a requerimiento de dos tercios de los miembros del Consejo, a través del mismo. Sus funciones son:

- Llevar a cabo las decisiones de la Asamblea Nacional.

- Coordinar la representación del MJS en iniciativas sociales, eclesiales y de la Familia Salesiana de ámbito nacional, sobre todo en aquellas que afecten a la promoción integral de la juventud.

- Analizar y comunicar la realidad inspectorial del MJS.

- Canalizar la información entre las diversas Inspectorías.

- Preparar y organizar en comisión conjunta con la Delegación-Coordinadora de Pastoral Juvenil todos los encuentros e iniciativas del MJS Nacional.

- Preparar y revisar la Asamblea Nacional. Madrid, 20 de 0ctubre de 2002.

 

VOLVER